La temporada de calor es dañina para los electrodomésticos

Los Electrodomésticos y la Temporada de Calor

En las temporadas de calor algunos electrodomésticos tienden a estropearse más, debido a que algunas piezas adquieren una mayor temperatura durante su funcionamiento debido a la fricción y al ser muchas de plástico tienden a deformarse o romperse, y algunos como el frigorífico deben trabajar el doble para lograr el mismo resultado que durante el resto del año pues abusamos más de él para mantener la comida fría, se abre y se cierra más veces que durante el invierno.

Entre los electrodomésticos que más veces se averían en las olas de calor esta la lavadora, esto es debido a que durante el verano generamos más ropa sucia, además debido al buen tiempo aprovechamos para lavar más sabanas, colchas, abrigos y otras cosas que durante el invierno no se secan tan rápido al aire libre. Es por esto que la lavadora trabaja mucho más en verano que en invierno, este esfuerzo extra realizado por la lavadora sumado a las altas temperaturas que puede llegar a soportar puede provocar una gran cantidad de averías en algunas de sus piezas.

Todos los electrodomésticos deben ser revisados cada cierto tiempo por una empresa de reparacion electrodomesticos y en esta ola de calor que nos ha legado este año es muy recomendable que sea una empresa especializada en la reparacion lavadoras, pues otras empresa de reparaciones están hasta arriba de trabajo lo que encarecería la revisión además de hacernos esperar varios días.

No descuide sus electrodomésticos pues en verano sufren más que durante el resto del año al ser más utilizados.

 

El calor también afecta a a los electrodomésticos

Algunos electrodomésticos  son vulnerables al calor, entre los más sensibles están aquellos que funcionan con baterías como los teléfonos móviles, y los que se ven obligados a trabajar más en verano como la lavadora, el frigorífico y el aire acondicionado.

Las baterías al ser sometidas a altas temperaturas se hinchan cual globos hasta que no adaptan en el interior del electrodoméstico o hasta que estallan. La temperatura a la que las baterías empiezan a corren estos riesgos es a partir de cuarenta y dos grados centígrados, pues los ácidos de las baterías se empiezan a evaporar a bajas temperaturas.

Para prevenir algunas de estas averías tan peligrosas en nuestros pequeños electrodomésticos se recomienda no exponerlos a altas temperaturas en la medida de lo posible, debido a esta ola de calor esta medida puede ser complicada, por lo que debe tratar de no dejarlo al sol en las horas centrales del día y si observa que se calienta demasiado bajarle la temperatura de la forma  más rápida posible introduciéndolo unos minutos en el frigorífico.

El frigorífico también es un electrodoméstico muy sensible al calor, en verano trata de no abrirlo veces de más y aunque te dé la sensación de que no enfría tanto como en invierno no le subas la potencia al máximo solo provocaras un sobre esfuerzo en el electrodoméstico y las consecuentes averías que esto deriva pudiendo necesitar los servicios de una empresa de reparacion electrodomesticos especializada en la reparacion de frigorificos para que le repare el frigorífico en los casos más extremos.

No deje que el frigorífico acumule más de medio centímetro de escarcha, pues reduce la convección interna y dificulta que ciertas zonas enfríen debidamente.

Mantenga limpia la parte posterior de su frigorífico para ayudar al condensador a funcionar mejor.

Deje una distancia de aproximadamente dos centímetros entre el frigorífico y las paredes para favorecer la ventilación.